Bienvenido al blog, aquí encontrarás terapias y alternativas a la medicación para niños hiperactivos. Porque no todos los niños hiperactivos son TDAH.

La finalidad de este blog es dar a conocer mi experiencia como madre, mi día a día alternativo.


Por mucho que mediquemos si el diagnóstico es erróneo, es decir no hay un problema neuronal sino un problema de visión, de oído, de estrés, de alimentación no adecuada o de lateralidad cruzada, lo único que haremos es empeorar a nuestros hijos. Porque el problema de fondo continuará.

Entra, lee, mira, escucha y dame si te apetece tu opinión y sobre todo tus consejos.


miércoles, 17 de febrero de 2016

SOS preadolescencia II

como hablar para que sus hijos le escuchen y escuchar para que su s hijos le hablen-adele faber-elaine mazlish-9788497991261Buscando, buscando... pues que he encontrado un libro que me ha ido la mar de bien, ¿Cómo no lo había encontrado yo antes?

 “Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y cómo escuchar para que sus hijos le hablen”, de A. Faber y E. Mazlish. 

El libro ya empieza con esta fantástica frase:
"Yo fui una maravillosa madre antes de tener hijos. Era una experta en el porqué todos los padres tenían problemas con sus hijos. Después tuve 3 hijos." 

Que fácil es, ¿verdad? y luego te conviertes en madre... y la realidad es bien distinta...

Total, este libro está repleto de ejemplos de cómo nuestros hijos intentan comunicarse con nosotros, y dependiendo de nuestras respuestas e interés, ayudamos a que sigan haciéndolo.

Un día leí:  “Escucha con seriedad cualquier cosa que tus hijos quieran decirte, no importa qué. Si no escuchas con entusiasmo las pequeñas cosas de tus hijos cuando son pequeños, no te dirán las cosas grandes cuando sean grandes. Porque para ellos, todas las cosas han sido siempre grandes“, Catherine M. Wallace.

El consejo que primero he puesto en práctica ha sido dejar los sermones de lado. Frases cortas. Mi hijo a la que le dices 3 frases de bronca, desconecta y se va volando a su nube.

Seguramente piensas... jolines es evidente... no te sabría decir porqué pero cuando era chiquitín lo hacía así pero desde hace un tiempo me enrollo mucho metiéndole la bronca.

Segundo consejo: las notas. Durante unos días he utilizado pos-it por ejemplo en la tele o en el ordenador.
Con frases como:
- ei guapetón! estás seguro que ya puedes verme?
- has pensado en Rumba (nuestra perrita)? ella seguro que ha pensado en ti. (Para que la lleve de paseo)
Algunas veces arranca la nota mientras pasa el rosario, y otras no dice nada, pero de momento en todos los casos ha reaccionado.

Más cositas, nos da consejos para evitar los castigos y técnicas para evitar el "no".

Y la guinda del pastel es el último capítulo, poner fin a las etiquetas.

Me he apuntado algún libro que recomienda en la parte final, se leo alguno interesante haré una nueva entrada.

Me encantan los comentarios, ¿te animas?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada